Microbioma alterado: Trastornos asociados

¿Qué es la disbiosis? Es una alteración de la comunidad microbiana que provoca reducción de la población de las bacterias esenciales y permite la proliferación de las bacterias patógenas.

La alteración de la microbiota puede llevar a alteraciones y enfermedades humanas. David LA, et al. Host lifestyle affects human microbiota on daily timescales. Genome Biology201415:R89. doi: 10.1186/gb-2014-15-7-r89.

¿Qué causa la disbiosis?

    1. Estrés crónico.
      • El estrés es la respuesta fisiológica coordinada del organismo frente dichos estímulos que amenazan la homeostasis (López-Calderón, 2010). En respuesta al estrés, se producen modificaciones en los sistemas neuroendocrino autónomo, cardiovascular e inmunitario, que permiten al individuo adaptarse. El exceso de estrés altera esta respuesta adaptativa y puede ocasionar el desarrollo de nuevas enfermedades o exacerbar las ya existentes (López-Calderón, 2010).
        • La percepción de esta amenaza por el individuo activa los principales sistemas efectores de
          defensa: el sistema simpático-adrenomedular (SAM) y el eje hipotalámico-hipofisiario-adrenal (HPA).La respuesta inmediata al estrés está mediada por el SAM, mientras que si el estímulo persiste se pone el marcha el eje HPA (López-Calderón, 2010).

          • Durante el estrés agudo, el hipotálamo integra la información procedente de las vías sensoriales y vicerales activando la rama simpática del sistema autónomo (liberación adrenalina y noradrenalina por la médula adrenal, que aumentan la frecuencia y la fuerza de contracción cardíaca, el flujo sanguíneo en el músculo esquelético y otros tejidos periféricos, la capacidad respiratoria y la glucemia.
          • Durante el estrés crónico, se mantiene la respuesta del SAM, pero los tejidos son menos sensibles a las catecolaminas. El estrés a largo plazo implica la activación del eje HPA. El eje coordina las respuestas de adaptación y forma parte del sistema límbico. El estrés estimula la secreción de la hormona CRH en el hipotálamo. Esta hormona actúa sobre la hipófisis provocando la liberación de la hormona ACRH que actúa sobre la corteza suprarrenal estimulando la secreción de cortisol. El cortisol actúa en el hipotálamo, en la hipófisis, en el hipocampo y en la corteza de prefrontal inhibiendo al eje HPA mediante retroalimentación negativa (restablecimiento de los niveles de basales de cortisol y se mantiene en homoestasis del organismo.

En el siguiente esquema, se sintetiza la explicación expuesta con anterioridad:


¿Cómo están relacionado el cerebro y el intestino?, ¿Cómo influye estrés crónico con el microbioma?, ,¿Qué consecuencias sobre la salud conlleva?…etc.

Existe una red neuro-endocrina que permite la comunicación bidireccional entre el sistema nervioso central y el sistema nervioso entérico; conectando los centros emocionales y cognitivos del cerebro con las funciones y mecanismos intestinales periféricos. El eje intestino-cerebro está formado por SNC (sistema nervioso central),  SNA (sistema nervioso autónomo), SNE (sistema nervioso entérico: sistema nervioso propio del intestino)Y HPA (eje hipotálamo- hipofisario-adrenal). El SNC, comunica con diferentes dianas intestinales a través del SNA, principalmente a través del nervio vago.

    • La hormona liberadora de corticotropina (CRH) es el principal mediador de la respuesta al estrés. Se trata de un péptido de 41 aminoácidos que integra las respuestas neuroendocrinas, autónomas, metabólicas y conductuales mediante la activación de los receptores específicos: CRH- R1 y CRH-R2 (Dedic et al., 2017). Estos receptores, se encuentran a nivel cerebral . La CHR liberada por el hipotálamo activa a estos receptores lo que genera una respuesta en el tracto gastrointestinal vía sistema nervioso autónomo. Concretamente, la activación del receptor CRH-R2  inhibe la función gástrica mientras que la activación del receptor CRH-R1 estimula la función del colón y aumenta la hipersensibilidad visceral (Taché et. al, 2017).
    • El tracto gastrointestinal, desempeña dos funciones básicas; una de ellas es la digestiva (digestión, absorción de nutrientes, transporte y secreción de agua y elecrolitos a la luz intestinal) y de barrera de defensa para impedir el paso de sustancias nocivas como microorganismos patógeneos, antígenos de la dieta y moléculas pro-inflamatorias desde la luz intestinal hacia la circulación sanguínea. Todo esto, es posible gracias a la  estructura y composición de la pared  gastrointestinal (Silverthorn, 2014). La barrera gastrointestinal es una unidad funcional que se organiza en varias capas; de la más externa a la interna nos encontramos: microbiota, moco, células epiteliales y células inmunes.
    • El sistema simpático inhibe la actividad gastrointestinal, contrariamente a lo que ocurre al activar el parasimpático.

Por tanto, el estrés crónico, altera las funciones del sistema gastrointestinal y daña su estructura. Las consecuencias de este desequilibrio son infecciones frecuentes, sistema inmunitario debilitado y patologías secundarias.

2. Dieta que tiene las siguientes características: Rica en azúcares, féculas, grasas y alimentos procesados (sustancias químicas, hormonas, edulcorantes). Pobre en fibra.

3. El abuso farmacológico de antibióticos, antiácidos, inhibidores de la bomba de protones (IBP), antiinflamatorios no esteroideos (AINES), hormonas, píldoras anticonceptivas y los esteroides (corticoides).

4. Quimioterapia.

5. Abuso del alcohol.

6. La potabilización del agua.

7. Exceso de limpieza corporal y del hogar.

Por tanto, el estilo de vida del huésped (personas) influye directamente en la “calidad de la microbiota”.  Si somos conscientes de los factores que podemos cambiar y los modificamos, tendremos en nuestra mano la posibilidad de revertir la situación de disbiosis, mejorando el equilibrio microbiano. 

  • Estrés. Aumentar la calma y el bienestar.
  • Dieta
    • La dieta puede volver a re-equilibrar la microbiota alterada.
      • Los alimentos que ingerimos determinan “el tipo de microbio” que prolifera, ya que cada microbio, tiene predilección por un tipo de alimentación (desarrollado en el post anterior).
      • El ritmo de este proceso dependerá de las condiciones de partida.En ocasiones, cuando la disbiosis es extrema, será necesario “poner en marcha” varios recursos simultáneamente.
    • ¿Qué dieta es la que facilita este proceso?
      • Dieta rica en vegetales y fruta.
  • No abuso de los fármacos, específicamente los descritos anteriormente.
  • Evitar el exceso de limpieza corporal y del hogar.
    • La flora de la piel tiene múltiples funciones importantes de homeostasis, interviene en la defensa contra las infecciones bacterianas por medio de interferencia bacteriana, tiene actividad sobre la degradación de lípidos en la superficie cutánea favoreciendo la función de barrera de la piel,además de ser la responsable directa de la producción de olor al degradar componentes del sudor apócrino.
      • El uso excesivo de jabones elimina o reduce la flora de la piel.
      • El exceso de limpieza del hogar con productos tóxicos, no ecológicos eliminan todas las bacterias presentes en el entorno (patógenas o no) haciendo que el sistema inmune sea más vulnerable.
  • Evitar el abuso del alcohol. Su consumo en exceso, daña la estructura de la barrera protectora.

Podemos ayudar a mantener la microbiota de mayor calidad “Reasilvestrándonos”. 

¿Qué trastornos pueden ser el resultado de la disbiosis?

  • Ansia alimentaria.

La presencia de determinadas bacterias intestinales influyen poderosamente en “nuestra ansia” alimentaria hacia la elección de alimentos ricos en azúcares y carbohidratos. Repercutiendo en el peso, la memoria y el estado de ánimo. En el siguiente artículo, se relaciona la microbiota con la conducta alimenticia. En caso de querer ampliar sobre el tema, puedes clicar en el siguiente enlace:

Is eating behavior manipulated by the gastrointestinal microbiota?: evolutionary pressures and potential mechanisms”.

Del artículo, se puede extraen las siguientes conclusiones:

  • Nuestros cuerpos están compuestos por una diversidad de organismos que compiten por los recursos nutricionales.
  • El conflicto evolutivo entre el huésped y la microbiota puede provocar conflictos  en la elección de alimentos.
  • La intervención en la microbiota,es una forma de cambiar el comportamiento alimentario.
    • El mutualismo entre el huésped y la microbiota, podría explicar los mecanismos involucrados en la obesidad, siendo por tanto esta intervención una nueva forma de abordar el problema.
    • La estructura de la comunidad de microbiota cambia drásticamente dentro de las 24 horas posteriores al cambio de dieta o la administración de antibióticos.
  • Distensión abdominal. El desequilibrio microbiano conduce a la producción excesiva de gases de hidrógeno y metano, que producen hinchazón, molestias abdominales,cambios en la regularidad intestinal, gases fétidos, deposiciones de olor extraño o explosivas.
  • El aumento de peso. Es habitual que tras la toma de antibióticos, se reduzcan los niveles de bacterias esenciales y la proliferen levaduras de forma descontrolada.
  • Síndrome del intestino irritable. No se sabe exactamente si la infección provoca los síntomas o si estos se deben al desequilibrio microbiano.En algunos estudios, se han observado cambios de la composición bacteriológica de las heces en los pacientes con SII:
    • El SII con predominio de las diarreas tiende a estar asociado a niveles inferiores a los normales de Bifidobacterium y de Lactobacillus.
    • El SII con predominio de estreñimiento hay niveles superiores a los normales de Veillonella.
  • Enfermedad inflamatoria intestinalLos factores de riesgo que las predisponen son: la falta de exposición a los gérmenes durante la infancia, tratamientos frecuentes con antibióticos y la dieta occidental rica en grasas, féculas y azúcares. En estudios realizados se ha observado que las bacterias presentes en las heces son difieren en los sujetos sanos y en aquellos que padecen EII. La EII puede adoptar dos formas:
    • Enfermedad de Crohn 
    • Colitis ulcerosa.
  • Sobrecrecimiento bacteriano intestinal. Este trastorno se produce cuando se asientan en el intestino delgado cantidades elevadas de bacterias. La clínica presente son gases, hinchazón, molestias abdominales, diarrea o estreñimiento y deficiencias nutricionales. Los factores de riesgo que pueden facilitar su aparición son: el tratamiento de antibióticos, antiácidos, la mala motilidad intestinal y la obstrucción intestinal parcial.
  • Intestino permeable. El desequilibrio bacteriano y el sobrecrecimiento de determinados microbios potencialmente dañinos, pueden deteriorar el revestimiento interior intestinal; dejando pasar las toxinas y otros elementos, con consecuencias negativas para la absorción de los nutrientes. Son factores de riesgo, el sobrecrecimiento de levaduras, infecciones de parásitos, la alimentación rica en azúcar refinado, en alimentos procesados en conservantes y en sustancias químicas, así como el consumo de gluten.
    • El abuso de alcohol, la radioterapia,la quimioterapia y el estrés crónico, afecta a su capacidad para combatir a los patógenos invasores y agravar los síntomas.
    • Fármacos como la aspirina, los AINES, los antiácidos y los esteroides dañan el revestimiento intestinal.
  • Parásitos. Las infecciones incontroladas por parásitos pueden provocar disbiosis al mermar las bacterias esenciales, y también pueden provocar intestino permeable si los parásitos se establecen en el revestimiento del tracto digestivo y comprometen su función de barrera. La clínica que pueden provocar son náuseas,diarreas, hinchazón y SII. En caso de ser un parásito patógeno, se puede erradicar con probióticos como el Saccharomyces boulardii. Sin embargo, otros parásitos como los helmintos, son una terapia eficaz para la enfermedad de Crohn.
  • Enfermedad celíaca y la sensibilidad al gluten.
    La enfermedad celíaca es un trastorno autoinmune que causa un deterioro del revestimiento del intestino delgado originado por la ingestión de gluten.
    Es importante diferenciar, la enfermedad celíaca, la intolerancia al gluten. La sensibilidad al gluten o intolerancia, pueden producir síntomas similares a la enfermedad celíaca; pero no se considera trastorno autoinmune y no se observan daños en el revestimiento. En algunas personas esta sensibilidad puede ser precursora del desarrollo de la enfermedad celíaca. La tercera parte de la población de origen europeo tiene genes que le predisponen a desarrollar la enfermedad celíaca. Sin embargo, solo una proporción pequeña llega a desarrollar la enfermedad.

Algunos estudios apuntan a que las causas son: alteraciones del microbioma, lactancia no materna, intestino permeable y el uso de antibióticos. Por tanto el tratamiento de este trastorno es realizar una dieta libre de gluten y “repoblar el microbioma”.

  • Vaginosis.
  • Alergias y sensibilidades alimentarias
  • Síndrome de fatiga crónica
  • Depresión
  • Trastornos cutáneos (acné, rosácea, eccema)

Visión de futuro: perspectiva terapéutica de la microbiota

El conocimiento de la microbiota, está permitiendo plantearse el uso de la microbiota como nueva perspectivas terapéuticas de algunas enfermedades, en las que en la actualidad el tratamiento consiste en los síntomas presentes. En el siguiente enlace, puedes leer el artículo de la diabetes: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3224226/

En la actualidad, se han demostrado como los trasplantes fecales, son eficaces en el tratamiento de una variedad de enfermedades infecciosas y en otras enfermedades relacionadas con el microbioma. Sin embargo, hoy en día sigue estando en estudio su uso. En el siguiente artículo, se realiza trasplante de microbiota fecal (FMT) en pacientes con síndrome del intestino irritable. Para profundizar en el tema, clica en el siguiente enlace: https://gut.bmj.com/content/67/12/2107

La conclusión final es:

Si re-equilibras la microbiota modificando los factores que la dañan, la clínica de los trastornos asociados y/o relacionados con disbiosis puede revertir y/o mejorar. 

Estela Diges Montoya. Fisioterapeuta Especializada en Neurología e Inducción Miofascial.

#alcohol# alergias#ansia alimentaria#antibióticos#colitis ulcerosa#depresión#desequilibrio microbiano#diabetes#dieta#disbiosis#distensión abdominal#enfermedad celíaca#enfermedad de Crohn#estrés #infecciones#intestino permeable#limpieza#obesidad#síndrome del intestino irritable#síndrome de la fatiga crónica#sensibilidades alimentarias#sobrecrecimiento bacteriano intestinal# trastornos cutáneos#vaginosis#

Linkendin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s